Un Madrid gris hace los deberes

Actualidad

El Madrid sigue espeso como el cemento, confuso y deshilachado. El Córdoba se encargó de recordárselo a la afición madridista, que sufrió un paro cardíaco cuando a Xisco le anularon el gol del empate en el 70’ por clara posición de fuera de juego. El aviso quedaba dado y Ancelotti entró en pánico: metió a Khedira en el campo por Benzema y montó un 4-4-2 de protección que resumía la inseguridad que se mascaba en el ambiente. Y resultó que al italiano le salió moderadamente bien el arrugón, pues Cristiano encontró su terreno y marcó dos goles. El primero bien anulado; el segundo, de impepinable trallazo, sentenció.

Un Madrid gris hace los deberes Fotografía

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana