Soplar los juegos en cartucho no funcionaba, solo tenía efecto placebo sobre el jugador

Actualidad

Todos los jugadores anteriores a la época de la llegada del formato disco (SNES, Nintendo 64) recordarán cómo en ocasiones cuando un juego en cartucho no funcionaba se tendía a soplar por su ranura para "arreglar" posibles problemas y seguir jugando.

Ahora, un estudio comparativo entre cartuchos soplados y sin soplar asegura que esta medida no solo no funcionaba, sino que podía tener impactos negativos sobre el soporte de los juegos. En definitiva, soplar solo aportaba efecto placebo.

Frank Viturello, responsable de Digital Press Webcast y transmisor de este experimento, explica que soplar a los cartuchos "no solo no funciona, sino que abría la puerta a posibles daños físicos sobre el hardware".

Lo que realmente sucedía es que sacando y metiendo el cartucho de nuevo en la consola se aumentaba la probabilidad de conseguir que las conexiones hicieran mejor contacto, por lo que tarde o temprano el juego podía terminar funcionando.

El experimento se ha servido de dos copias de Gyromote. A una le soplaba diez veces al día durante un mes, a la otra le daba un tratamiento normal. El resultado, en la imagen, mostraba daños visibles sobre el primer ejemplar.

nes.jpg Captura de pantalla

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana