Pandora's Tower (Wii)

Wii

Imagen de Pandora's Tower (Wii)

Recordando Pandora's Tower, una de las joyas escondidas en Wii

Wii Actualidad

Pandora's Tower, una de las obras que despidieron Wii 

En una época donde el sabor a despedida era doble, donde Nintendo 3DS empezaba a tomar el testigo de la primera portátil táctil de doble pantalla de la firma nipona, en Wii se respiraban aires de marcha, de partida. Algo nuevo se avecinaba, así que era el momento de tomar riesgos con estudios que firmasen el título que siempre quisieron lanzar en esta plataforma sin miedo al fracaso. Nintendo tomó tres de esos riesgos en el género del rol, unos que tienen nombre y apellidos: The Last Story, Xenoblade Chronicles y Pandora's Tower

Cualquier otro día podemos hablar del resto, pero hoy toca sumergirse en la obra de Ganbarion, que celebra su quinto aniversario en Norteamérica; uno más en Europa. Esta peculiar aventura de rol llegó de la mano de un estudio menos conocido en esto de las grandes producciones, además de contar con nombres menos populares como el de Hironobu Sakaguchi y Tetsuya Takahashi, que sirvieron como escaparate para promocionar los otros citados. 

Aprendiendo de los más grandes 

Si hubo algo que caracterizó a Pandora's Tower fue su acertada mezcla de géneros, desmarcándose del cerrado sistema de interpretar el rol japonés de las dos últimas décadas. Al contrario, aquí se empezaron a entrever ciertas prácticas del rol occidental, apostando por un título que tenía más de aventura que de JRPG, aunque en lo más hondo de su jugabilidad sí que se respiraban aspectos de las sagas en las que se inspiró. 

Sus preocupaciones eran otras: partiendo de una historia sencilla pero cada vez más compleja, el argumento nos presenta a Aeron y Helena, que vive en el reino de Eliria y es elegida a cantar en un festival. Un suceso fortuito la convertirá en bestia, por lo que Aeron tendrá que salvar a su amada cumpliendo la misión que rompa esa maldición: comer doce carnes de los doce amos custodiados en las doce torres. 

wii_pandorastower_26.png Captura de pantalla

En poco más de media hora se construía una narrativa con poca abundancia de texto, aunque unos parámetros muy bien marcados, tal como hizo Shadow of the Colossus en su día. La diferencia es que aquí las incógnitas no se resuelven al final sino que se van desvelando en función de nuestro avance, aumentando cada vez más el ritmo e impregnando más agobio sobre el jugador, que siente constantemente que el tiempo se acaba, que el tiempo le ahoga

La relación entre Helena y Aeron es creíble, se construye a base de gestos que demuestran el cariño y sacrificio que el protagonista ofrece para que ella sepa constantemente que está luchando por salvarla. Pero Aeron no es perfecto; erra, se equivoca en numerosas ocasiones y nos hace entender que esa imperfección es un elemento ineludible. Nos obliga aceptar las limitaciones de nuestro avatar.  

Construyendo un enlace a base de encadenar conceptos 

Ante todo, la afinidad entre ellos se mantiene firme, con la recompensa final de poder vivir seis finales distintos. Sin ánimo de destripar ningún elemento de la historia, es lógico decir que este aspecto no nos lo esperábamos. La rejugabilidad gana así muchos enteros, aderezando un título que introdujo multitud de conceptos e ideas que, si bien no explotó todas del mismo modo como para alcanzar la excelencia global, sí se encumbró como un título único rebosante de personalidad. 

Pandora's Tower bebe de Final Fantasy VIII. Esa limitación del tiempo se vive en cada instante al saber cuánto tiempo le queda a Helena para comenzar su transformación. De nosotros depende encontrar la mejor calidad de la carne, que facilitará que esa transformación se postergue un poco más. Y sin marcharnos del tiempo, es menester remarcar la influencia directa que tiene este elemento en la construcción del mundo del juego, que se presentan de una manera u otra dependiendo del momento del día en que nos encontremos. Sin ir más lejos, ciertos objetos de gran importancia solo aparecerán en las franjas elegidas.

maxresdefault.jpg Captura de pantalla

Con todo, las reminiscencias a algunas entregas de Final Fantasy, The Legend of Zelda: Ocarina of Time o Shadow of the Colossus están ahí, plasmadas en la medida justa. Su cámara automática siempre bien posicionada, banda sonora con una enorme variedad instrumental o una cierta dosis de plataformeo, hicieron que Pandora's Tower fuese un poco de todo sin desviar su cometido principal. 

Seis años después, nos preguntamos si se plantea o no trasladar esta obra tan poco conocida en Occidente (tuvo una tirada escasa de unidades en Europa con una edición para coleccionistas) se está planeando en Alta Definición en Nintendo Switch, idea que alegraría a muchos de sus seguidores y quienes se lo perdieron en su momento. 

pandoras-tower-splash-image_1.jpg Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana