Neymar se luce y Gil Manzano la lía en un partido de locos

Actualidad

1422481961_814390_1422482051_noticia_grande.jpg Captura de pantalla

El partido era Woodstock. Diversión y espectáculo, estrellas inspiradas, gente corriendo de un lado a otro y abrazándose a la mínima, roce y sudor, apasionante caos y un público entregado. Era una fiesta para la historia. Pero entonces Gil Manzano se olvidó de que su sólo era el taquillero y se creyó Hendrix. Al descanso se había cargado el encuentro, repartiendo desmanes como el que da cartas: una para ti, otra para él, todos desquiciados. Pasó el Barça, que fue superior y enlaza siete victorias desde aquella crisis que hoy parece lejana. Cayó el Atleti, que soñó con ser héroe y acabó con nueve y magullado. Perdimos todos, cuando el árbitro convirtió la princesa en calabaza y destrozó el festival.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana