Mítico Raúl

Actualidad

raul.jpg Captura de pantalla

Ilusión es la palabra más empleada por los gabinetes de comunicación y propaganda en estos días. Ilusiona Bale, a punto de llegar, dicen en el entorno madridista, ilusiona Ancelotti, ilusiona la renovación inminente, siempre inminente, de Cristiano, ilusiona la españolización y el techo del Bernabéu. La ilusión flota en el aire porque el público quiere soñar con el retorno de épocas mejores. La multitud quiere creer en un mañana. La gente está dispuesta a entregar sus sentidos a cambio de una imagen sugerente. El madridismo viene de atravesar un largo desierto y se apunta a todas las liturgias que hagan falta para recuperar formas evocadoras de un pasado verdecido que le brinde esperanzas y asideros para prolongar la marcha. En medio de la confusión, la visión de Raúl con la camiseta blanca, con el siete a la espalda —se lo prestó Cristiano Ronaldo— después de tres años de exilio, resultó estimulante para la muchedumbre sedienta. El trofeo Santiago Bernabéu obró la magia del retorno del héroe y la ceremonia, arrollando protocolos, siguió su propio curso.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana