Más allá del juego: Los efectos de Tetris en el cerebro

Actualidad

18dtszex185rtjpg.jpg Captura de pantalla

Más allá del juego: Los efectos de Tetris en el cerebro

Han pasado más de 33 años desde que el científico soviético Alekséi Pázhitnov crease el que es a día de hoy videojuego más vendido de todos los tiempos, Tetris. El título, que es la representación más cercana a una fórmula matemática que podamos imaginar en la industria del ocio electrónico, cuenta con efectos que afectan al rendimiento cerebral, ya que en la medida en que vamos jugando asimilamos conductas y actos que repercuten no solo en nuestra destreza jugándolo sino incluso también a nivel psicológico.

Psicólogos como Tom Stafford, de Mind Hacks, aseguran que jugar a Tetris tiene efectos positivos en nuestro cerebro, además de ser altamente atractivo para jugadores y jugadoras por causar placeres básicos similares a los que sentimos cuando ordenamos cosas, solo que en esta ocasión se trata de echar un pulso que sabemos que siempre vamos a perder; tarde o temprano veremos la pantalla de Game Over.

Alekséi Pázhitnov, creador de Tetris.
Alekséi Pázhitnov, creador de Tetris.

Es sin embargo el camino, ese proceso donde las piezas encajan cuando recibimos esa retroalimentación directa del juego, como si de meter constantemente monedas en una hucha se tratase, solo que aquí es más lanzar monedas al cielo. El efecto Tetris, tarea infinita que intenta postergar una inevitable catarsis, también es asemejado pro algunos psicólogos como el Efecto Zeigarnik, que es básicamente la tendencia de las personas a recordar más las tareas inconclusas que las que ya se han realizado.

Lo que muchos otros jugadores que alcanzan un nivel de destreza por encima de la media en este título es que los efectos pueden afectar a su comportamiento en el día a día, incluso durmiendo.

El efecto Tetris, ¿qué es?

Para entender correctamente lo que significa el síndrome Tetris, lo mejor es recurrir a un interesante artículo publicado en Wired allá por 1994, época en la que el juego de Alekséi Pázhitnov todavía era algo contemporáneo, actual. Y en dicha reflexión se plantea un tema derivado en muchos de los jugadores que habían quedado atrapados por las ganas de seguir jugando diariamente al título, convirtiendo las partidas en algo rutinario y no simplemente como un pasatiempo.

El “Efecto Tetris” se interpreta por ende como un comportamiento obsesivo con el videojuego, que traspasa la línea del interés para convertirse en casi necesidad. Pero este síndrome no solo afecta a la adicción, sino que tiene también efectos secundarios que afectan al día a día por condicionar la actividad de las personas de manera automática, inintencionada.

effect.png Captura de pantalla

No es ni mucho menos una broma; llega convertirse en un problema como la aparición de piezas de Tetris en sueños o la percepción ilusoria de los tetriminos en el escenario que rodea al campo de visión humano. Pongamos un ejemplo: un alumno que se encuentra en clase tomando apuntes y, en el espacio que ocupa la escuadra de la pizarra, cree que cabe una pieza de Tetris… y la encaja, pero solo en su cabeza, como si todo lo que se representase frente a sus ojos fuese un tablero del título que nos concierne.

Otras personas incluso aseguran haber tenido efectos secundarios en el sentido del oído, pero en este último caso no tenemos ningún ejemplo de personas conocidas, al contrario que en los otros supuestos mencionados.

tetris.jpg Captura de pantalla

¿Y qué dice la medicina?

Como todo síndrome o problemática, no todos cuentan con un diagnóstico médico o son considerados enfermedades. En este caso, el efecto Tetris ni siquiera es considerado patología, sino que se trata de casos aislados, en ocasiones erróneamente definidos como algo anecdótico; pero la realidad empírica dice que afecta a la conducta de muchas personas.

Recalcar por ello que considerarlo “síndrome” no es del todo correcto al no haber un origen claro que dictamine su causa ni tampoco el tratamiento. La solución, de acuerdo con personas que han sufrido de los efectos de jugar tanto –demasiado- a Tetris, es simplemente dejar de hacerlo durante un tiempo y que la mente se despeje. Al final, todo es bueno en su justa medida…


 

Referencias

  • Efecto Zeigarnik: el cerebro no soporta que lo dejen a medias. Psicología y mente [Online]. https://psicologiaymente.net/psicologia/efecto-zeigarnik. Consultado en diciembre de 2017
  • This is your brain on Tetris. (1994). Wired. [Online] https://www.wired.com/1994/05/tetris-2/. Consultado en diciembre de 2017.
  • Playing ‘Tetris’ reduces the strength, frequency and vividness of naturally occurring cravings. (2014). JessicaSkorka-Brown. Science Direct. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0195666314000828?via%3Dihub. Consultado en diciembre de 2017
  • The Tetris Effect. (2014). PsychYogi. [Online] https://www.youtube.com/watch?v=9Z-eG7z6Kqw. Consultado en diciembre de 2017

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana