Madrid, a octavos entre récords

Actualidad

El Madrid se movió por el Parken Stadion con la confianza de quien se siente y se sabe superior. Serio, atento, interesado, porque hay noches en las que apetece mucho jugar al fútbol, en Tombuctú o en Copenhague. El rival ayudó porque apretó cuanto pudo. El estadio colaboró porque no dejó de cantar algo que terminó por resultar pegadizo (Abba nació en el país de enfrente). Todo favoreció, todo invitó a que el partido sin importancia acabara por tenerla.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana