Celeste (PC)

PC, NSW, PS4, XBO

Imagen de Celeste (PC)

Celeste y su peculiar interpretación de la dificultad

PC, PS4, XBO, NSW Actualidad

Celeste y el sabor de la satisfacción

Celeste es un juego independiente que esconde algo más que una nota de sobresaliente. El título de Matt Thorson nacido de una game jam ofrece un mensaje y una perspectiva de la dificultad a la que no estamos acostumbrados. A diferencia de los títulos de Edmund McMillen, que tratan de ejercer un pulso con el jugador a base de dificultad endiablada, en este caso la interpretación es muy distinta.

Celeste (NSW) Captura de pantalla

Pequeños retos, pequeñas recompensas

Durante los 8 niveles de la escalada, Celeste va aumentando la complejidad de las fases de cada nivel y lo hace con mucha agilidad, con pequeñas transiciones entre zonas para que cada cambio venga seguido de otra pantalla con un nuevo reto. Es aquí donde entra en juego el elemento de los pequeños retos alcanzables.

Podríamos caer en la repetitividad si no fuese por la ausencia de vidas, producto del atolladero que llega a convertirse casi desde el principio; sin embargo, esa penalización por el más mínimo error está acompañada del incentivo constante de contarnos cómo continua la historia, con sus enigmas y sucesos oníricos.

No hay contador de vidas; hay contador de muertes

Pero es que las derrotas no se sienten como tal al dejar en un segundo plano la pérdida de vidas, esta vez con más acierto que en casos como Rayman Legends, la excelente obra de Ubisoft donde tampoco había contabilización de vidas, pero quizá su baja dificultad no demandaba. En Celeste es más un incentivo, un reto, al contarse las muertes.

Cuando terminamos un nivel no se muestran más que dos cosas: los coleccionables (fresas) y las muertes. Serán decenas, posiblemente cientos, invitándonos a morir menos… pero a morir, porque la gracia del título reside en no preocuparte por hacerlo bien a la primera sino en seguir intentándolo, en continuar sin penalizarte más allá de lo que seas capaz de penalizarte a ti mismo.

La disyuntiva entre dejar de jugar por toparnos con zonas imposibles o continuar para saber cómo termina el juego está ahí. Y tú, ¿continúas o lo dejas de lado? El contador de muertes sigue sumando.

duchxywwaaevnni.jpg Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana