TrackMania (Wii)

Wii

Imagen de TrackMania (Wii)

Creatividad sin frenos

Wii

Nota Meri 7,5 Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Trackmania es uno de esos juegos eternos que tiene una legión de aficionados detrás que impide que muera. Pocos títulos puede presumir de ello, hablamos de pesos pesados como Counter Strike o Starcraft. Por ello, verlo salir del PC hacia Wii es claramente una gran noticia para los poseedores de la consola, que cuentan con una conversión más que digna para dedicarle horas y horas diseñando circuitos. Esta entrega sigue el espíritu de la que tuvimos en Nintendo DS y, de hecho, es prácticamente un calco en cuanto a modos de juego y mecánica para progresar en individual. Por suerte, añade algo que no podía faltar: compartir nuestras creaciones por Internet con nuestros amigos.

tm_wii_logo.jpg Captura de pantalla

La experiencia para un jugador es bastante completa, contando con tres modos de juego bien distintos. El primero es el clásico e inigualable "Carrera". En él competimos contra el reloj en diferentes circuitos y con varios niveles de dificultad. Dependiendo del tiempo conseguido, obtenemos una medalla de bronce, plata u oro. Esto no sirve sólo para lucir en nuestro medallero particular, sino que es la llave para desbloquear los niveles posteriores, aunque afortunadamente no siempre hay que que conseguir la máxima puntuación para seguir progresando. Tenemos la opción de elegir contra qué fantasma queremos correr, cada uno de los cuales representan una de esas tres marcas. Una vez marcamos un tiempo, también aparece nuestro propio reflejo.

coast.jpg Captura de pantalla

El segundo modo se denomina puzle y sirve para poner a prueba nuestra habilidad como arquitectos. Por ello, para acceder a él es necesario haber creado y validado antes nuestro primer circuito. Se nos presentan diferentes pistas incompletas y nos dan un determinado número de bloques. Nuestra labor, obviamente, es cerrar el trazado, pero no basta con eso (lo que sería demasiado fácil). Una vez hemos acabado en el editor, pasamos de nuevo a ponernos al volante y se aplican las mismas reglas que en la contrarreloj, es decir, tres tiempos con tres medallas distintas esperándonos, de forma que hay que lograr el camino más óptimo con las pocas piezas que nos otorgan.

snow.jpg Captura de pantalla

Finalmente tenemos "Plataforma", que como su propio nombre indica está inspirado en el género por excelencia del fontanero Mario. Aquí no importa el tiempo, sino la habilidad, aunque lo hagamos con pausa. Lo cual, todo sea dicho, no siempre es posible, ya que para muchos saltos necesitaremos ir a gran velocidad. Los escenarios en este caso son más intrincados de lo normal y lograr avanzar sin caernos o chocarnos es una tarea titánica. Lo que se valora, en consecuencia, es el número de reintentos realizados, dado que si volcamos o nos quedamos fuera de la pista, es posible recolocarnos en un punto de control sumando una penalización.

desert.jpg Captura de pantalla

Si bien la duración del juego queda asegurada con tantas fases diferentes, hay algunos detalles del modo individual que no nos terminan de convencer. La dificultad es realmente endiablada ya incluso desde las primeras pruebas, lo que a algunos les encantará, pero probablemente a la mayoría les termine resultando frustrante. Hay que tener en cuenta que cada trazado es único y necesitamos aprendérnoslos al dedillo. Además, cuando el segundero corre, no hay espacio para fallar, cualquier mínimo choque y ya resulta casi imposible hacernos con la medalla de oro. La mecánica de prueba y error se termina haciendo agotadora y en ocasiones nos dan ganas de tirar el mando por la ventana. Por otro lado, los modos "Plataforma" y "Puzle" se nos antojan un tanto cortos con 21 niveles de cada uno de ellos, frente a los más de 100 disponibles en "Carrera".

rally.jpg Captura de pantalla

Técnicamente el juego es bastante correcto, aunque sin alardes. Lo bueno es que los circuitos son realmente grandes y están plagados de detalles, sufriendo muchas menos limitaciones que la versión de DS (como es lógico, por otra parte). El sonido, en cambio, nos invita a quitar el volumen de la tele y ponernos nuestra música favorita de fondo. Las melodías son bastante pesadas y repetitivas y el continuo rugido del motor no es que aporte mucho. Otro apartado en el que se roza el suspenso son las físicas, dado que hemos notado que determinados coches nos hacen algunos "extraños" y es demasiado fácil perder el control. Comparando cómo se comportan en las distintas entregas de PC, la reacción es mucho más exagerada, lo que aún aumenta más nuestra rabia repitiendo los desafíos.

trackmania_wii_4.jpg Captura de pantalla

Pag. 1 de 3

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana