Little King's Story (Wii)

Wii

Imagen de Little King's Story (Wii)

Nota Meri 9 Excelente

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Para ello cuenta con la inestimable ayuda de tres ministros -en principio-, cada cual con su particular tarea que a modo de tutorial descubre los entresijos de la jugabilidad. Antes de pasar a este punto es inevitable que el estilo del juego capte la atención del jugador, ya que se funde apaciblemente con los artes conceptuales que hacen las veces de telón de fondo para la introducción. Las voces en inglés de la presentación se desvanecen para dar paso a una ininteligible jerga autóctona para la que se ha llevado a cabo una traducción poco menos que elogiable, de nuevo al estilo de los mejores juegos de Nintendo, donde cada pequeña localidad tiene su acento y expresiones propias. No nos extrañemos si en determinados puntos los paisanos aparecen hablando en un curioso tono asturiano, por poner un ejemplo entre tantos otros.

littlekingstory_30.jpg Captura de pantalla

El aspecto que predomina, no obstante, es el sentido del humor. La comicidad del título pasa a un plano relevante no sólo en cuanto respecta a los diálogos, sino también a las animaciones de los personajes que aparecen en pantalla. La más llamativa se cae de maduro desde los primeros compases del juego, con un pequeño chaval de apenas seis años que se perfila como el máximo representante de un reino sin apenas dominar el lenguaje hablado, no digamos el escrito. De nuevo nos encontramos ante uno de los fundamentos de Little King's Story: la combinación entre humor mezclado con un entorno gráfico que desde la perspectiva cenital recoge una larga ristra de efectos lumínicos tales como la puesta de sol, la entrada de la noche, etcétera.

littlekingstory_7.jpg Captura de pantalla

Cada uno cuenta con su particular tonalidad. Es difícil comprender la armonía entre gráficos / sonoridad sin conocer que la banda sonora, amén de ser compuesta por las partituras de clásicos atemporales como Beethoven (con su novena sinfonía, en otro guiño al estilo grandilocuente de la puesta en escena), Tchaikovski o Bach, todos bajo la tutela de un experto del calibre de Yoko Shimomura, a quien reconoceremos sin demasiados esfuerzos por sus colaboraciones para innumerables producciones de Square Enix, entre otras compañías. La primera vez que abandonamos la pequeña caseta que hace las veces de palacio ya deja entrever que la musicalidad del título no es cosa del azar. Aunque las melodías no sean todo lo variadas que podríamos desear, sí que existe un registro particular para cada situación y momento del día, como bien comentábamos anteriormente.

littlekingstory_41.jpg Captura de pantalla

Música, arte; un reino por recuperar
Seguimos indagando en la temática del reino, abandonamos la caseta y damos un pequeño paseo por los alrededores, aún expectantes ante lo que el juego va a ofrecer. Ya desde los primeros compases se explica el sistema de control, inspirado en el sistema de juego de Pikmin, mezclando estrategia con toques de rol. Para hacer una explicación somera, basta con manejar el nunchuk para controlar los movimientos del pequeño rey, mientras que en la otra mano el wiimote se encarga de tomar las decisiones, direcciones y el resto de mandatos del día a día que apenas requieren práctica para ser dominados. Precisamente este es uno de los puntos positivos del título, dado que cualquier jugador puede disfrutar de él sin el menor trauma.

littlekingstory_6.jpg Captura de pantalla

Corobo puede llevar consigo varios paisanos, auténticos haraganes vagos y perezosos que pasan el día tomando el sol o realizando cualquier actividad ociosa, que no requiera el más mínimo esfuerzo físico. Más sentido del humor para hablar de la crisis financiera en un recurso narrativo que parece impuesto por la traducción, donde encontramos referencias al cuestionable sentido del humor de Chiquito de la Calzada. Dos expresiones que acaban por mermar la paciencia de cualquier jugador mínimamente exigente en este sentido: 'Jorl' y 'Fistro' -entre muchas otras-, que innecesariamente se emplean en la introducción (narrada en tono épico en el doblaje) y en el resto de la aventura de forma innecesaria. La traducción es, en efecto, poco menos que loable, aunque es incomprensible el por qué de esta jerga cuando en determinados momentos se aplica una mucho más humorística, apropiada para el argumento.

littlekingstory_8.jpg Captura de pantalla

Pag. 2 de 5

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana