Skip to main content
Publicidad
Syberia

Una gélida aventura

review_game
| |
Kate Walker vuelve a revivir su aventura más grande en la portátil de Nintendo. Pese a conservar todo el encanto y el gran argumento del original, los cambios introducidos en la mecánica de juego y las carencias técnicas provocan que no se trate de la forma ideal para disfrutar de la obra de Benoît Sokal.

Con el paso del tiempo, Nintendo DS ha ido ampliando su catálogo de aventuras gráficas. Un género que parecía evidente, debido a las facilidades propuestas por la pantalla táctil, y que ya desde muy pronto (aunque no en nuestro país) potenció el excelente Phoenix Wright, demostrando que la máquina tenía capacidad suficiente para darle un nuevo giro a la investigación. No tardarían en llegar las adaptaciones de grandes aventuras clásicas, como Myst, además de nuevos títulos diseñados específicamente para la portátil, como Another Code y Hotel Dusk.

Syberia pertenece al primer grupo. Una adaptación de un gran título del mundo del PC a la portátil de Nintendo. Sin embargo, pese a lo que el título pueda sugerir, el resultado no es tan satisfactorio como cabría esperar de la magna obra de Benoit Sokal. Si bien conserva el argumento y las situaciones, estas no se adaptan con tanto acierto a la portátil de Nintendo. Al igual que con Myst, la conversión portátil se le ha atragantado a una de las mejores aventuras gráficas de los últimos años, algo de lo que ya se había resentido en sus versiones para PS2 y Xbox. Una gran historia por contar, pero un mal interfaz para vivirla.

Kate Walker
La aventura de Syberia comienza en Francia, en un pequeño pueblo cuyo motor económico es una factoría de autómatas, robots capaces de realizar las tareas más complicadas, librando del trabajo duro a los humanos. La presencia de estas criaturas mecánicas se hace evidente en todos los aspectos de la vida, desde grandes puestos hasta simples timbres de puerta. Kate Walker, la protagonista de la historia, llegará a esta pequeña villa desde su bufete de abogados en Nueva York, con un caso entre manos que le puede elevar a lo más alto de la profesión. Su labor no sería más que llegar al pueblo y conseguir que se firmasen unos contratos para el traspaso de una fábrica.

Sin embargo, como no podía ser menos, la cosa se complica mucho con el fallecimiento de la dueña de la fábrica, y el posterior testamento en el que se descubre que la buena mujer tiene un hermano, al que todos daban por muerto, pero no es así. Como único heredero de la fábrica, Kate deberá encontrarlo si quiere cerrar el negocio con una importante multinacional de juguetes. Su búsqueda le llevará a diversos lugares de Europa, recorriendo además de Francia, países como Alemania o Rusia. Un viaje que acaba en la propia Siberia que da nombre al juego, pero eso es algo que no ocurriría hasta su segunda entrega.

Al principio, Syberia puede engañar por ser un título demasiado serio y formal, en busca de un simple contrato que se debe firmar cuanto antes. Pero nada más lejos de la realidad, ya que como iremos descubriendo con el paso del tiempo, la situación será mucho más compleja de lo que esperábamos. Profundizaremos mucho en la psique de Kate Walker y los personajes con los que se encontrará, y nuestra motivación irá dejando esa formalidad grisácea para convertirse en algo más humano. Cuando llegamos al final de la aventura, una intensa satisfacción nos invade, con la sensación de haber hecho bien las cosas y de que hemos sido testigos de una aventura humana, próxima e inolvidable.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Microids
Género: 
Aventura gráfica
Lanzamiento: 
14/11/2008
Plataforma: 
DS
+3

Añadir a mis juegos

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad