Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS)

3DS

Imagen de Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS)

Análisis de Dillon's Dead-Heat Breakers

3DS

Nota Meri 7,5 Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

Cuando Dillon llegó por primera vez a nuestras Nintendo 3DS, allá por 2012, era difícil prever el futuro de la franquicia. A pesar de algunos pequeños experimentos para WiiWare y DSiWare, Nintendo parecía relegar sus títulos descargables para experimentos o títulos menores (apuestas como Light Trax de la serie Art Style, títulos que exprimían las nuevas posibilidades de la Nintendo DSi como WarioWare Snapped!...) Y de hecho Dillon parecía encajar muy bien en este grupo de títulos un tanto experimentales: un género de nicho y poco explotado por la casa tokiota (tower defense), personajes y estética un tanto alejados del estilo clásico de la firma

Sin embargo, algo tuvo esta mezcla de tower defense y acción con estética western postapocalíptica que, a pesar de no convencer a la crítica, en apenas un año recibió una nueva entrega. Eso sí, extremadamente continuista. Desde entonces han pasado cinco años y parecía que Nintendo se había olvidado del armadillos más famoso de los videojuegos (con permiso de Mighty), pero nada más lejos de la realidad.

Dillon’s Dead-Heat Breakers es un salto adelante en toda regla. De entrada nos encontramos con un título que intenta con todas sus fuerzas justificar ser una entrega en físico y a precio completo sumando a las mecánicas propias de las anteriores entregas de la franquicia todo tipo de añadidos. Demasiados, se podría decir incluso. Por otra parte, el control, los gráficos y hasta los menús se han rehecho mejorando en todos los aspectos. No así el apartado sonoro, un tanto flojo. Si a todo esto se suman gran cantidad de minijuegos y una gran cantidad de carismáticos personajes secundarios (nuevos y viejos), se nota que el juego ha sido un proyecto mimado.

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

Dead-Heat: mucha novedad para intentar renovar la jugabilidad

Lo primero que llama la atención es que el juego nos sumerge en la acción desde el primer segundo. Tan pronto nuestro Mii se transforme en el Amiimal protagonista, apareceremos en un camión que es atacado por monstruos y Dillon acudirá al rescate. A modo de tutorial, esta parte nos explicará una de las nuevas mecánicas más destacadas: las carreras. Ahora, aparte de reventar pedruscos andarines, tendremos que hacer frente a ellos hacia el final de cada nivel mientras giran motorizados a toda velocidad alrededor del escenario de turno.

Para destruirlos, tanto en esta forma como en la normal, nuestro set de movimientos se ha incrementado sustancialmente, y, aparte de chocarnos contra ellos o cargar energía, ahora podremos “rascarlos” cual raspador, atacar en salto o en giro, incluso derrotarlos a toda velocidad usando el turbo. Para algunos ataques especiales o este mismo turbo deberemos primeros obtener esferas rompiendo elementos del escenario. Nuestros enemigos, por su parte, no solo han aumentado notablemente en variedad, sino que además tienen unos patrones de ataque que deberemos aprender si queremos acabar con ellos (como esperar a un momento determinado para atacar o usar un movimiento determinado). Precisamente los distintos rivales y entornos con una orografía cada vez más complicada son los elementos que Dillon’s Dead-Heat usa para intentar ofrecer una sensación de progresión y evitar en cierta forma la monotonía, si bien todos los escanarios se empiezan a repetir hacia la mitad del juego.

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

Una novedad importante es que esta vez no estaremos solos con Tapón para salvar las situaciones. Junto a nuestro Mii (al que podremos ordenar en batalla que proteja diferentes puntos del escenario, lo cual es imprescindible para acabar con enemigos donde no lleguemos) contaremos con un cuerpo de mercenarios artilleros que se unirán a nuestro equipo por un módico (o no) precio. Su misión será proteger las distintas bases donde se ubican los manjus, la especie de cerdos que debemos proteger de los monstruos pedrícolas. El problema es que se puede intentar pulir y mejorar un producto todo lo que se quiera, pero si la base no acompaña, es difícil que acabe de funcionar del todo. Y ese es el principal problema de esta franquicia desde su primera entrega: los escenarios y las acciones que realizamos en ellos se repiten uno tras otro.

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

A pesar de las nuevas mecánicas, a pesar de intentar ofrecer variaciones en los escenarios, cada uno de ellos se siente como una repetición con algo más de dificultad o pequeños cambios en las estrategias, de los anteriores. Para más inri, el juego por una parte nos obliga a rejugar niveles si no hemos conseguido suficientes materiales para progresar al siguiente, otras nos tienta con jugosos bonus económicos si repetimos misiones concretas. Más variedad no hubiera venido mal. Al menos podemos comprar mejor equipamiento para Dillon y para nuestro Mii que nos permitirán mejorar nuestras características, si bien estas mejoras se rompen con el uso, por lo que deberemos prestar atención a su estado antes de cada nivel si no queremos quedarnos vendidos.

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

Para ganar dinero toca trabajar

Para ser justos, se ha hecho un claro esfuerzo para intentar compensar ese problema. De entrada, ahora no enlazaremos directamente un día tras otro de proteger pueblos. Entre misiones, dejaremos a Dillon descansar y nos sumergiremos en la vida cotidiana de la metrópolis encarnando a nuestro propio Mii en la sufrida misión de recaudar dinero para poder contratar artilleros o comprarle mejoras a Usurio, que vuelve a vendernos todo tipo de objetos útiles. Un dinero que tendremos que en general solo podremos obtener con el sudor de nuestra frente realizando distintos trabajos.

Uno de los más originales y mejor coseguidos es el de tendero de supermercado. Nuestro esfuerzo permitirá al inicial Mercaroña evolucionar a Mercapasable para acabar convertido en mercaestrella. Para ello tendremos que despachar los productos introduciendo el precio correcto en el TPV, así como ordenar los productos correctamente en sus estantes en los ratos muertos. Si metemos los precios con esmero, nos veremos compensados con bonus por velocidad y satisfacción del cliente.

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

Si lo nuestro es más la acción, podremos acudir a los hiperrecreativos, donde nos enfrentaremos a tiros a hordas de enemigos virtuales por un puñado de monedas, y si somos más de no parar quietos, en el centro de reciclaje deberemos seleccionar productos concretos de varias cintas transportadoras sin parar de correr de un lado a otro. Y si lo nuestro es tener suerte (o simple gusanillo por el azar), Bolantón nos permitirá jugarnos los cuartos al pachinko, e incluso tener partidas gratis si somos capaz de encontrar diez canicas tiradas por las calles de la Metrópolis donde descansamos entre misión y misión.

A todos estos entretenimientos/trabajos se añade un extra en días alternos: las carreras en el estadio. Aquí de nuevo el protagonismo le corresponde a Dillon y su capacidad para acelerar y tomar curvas cerradas. Deberemos apostar dinero, pero podremos multiplicarlo si somos suficientemente rápidos y hacemos el mejor crono.

Merece la pena señalar que aparte de los escenarios de la historia principal, el juego nos permite afrontar unas misiones secundarias en minas, donde la jugabilidad retrocede un poco a los títulos originales obligándonos a proteger una única posición (en vez de mútiples bases distribuidas por el escenario) para obtener una jugosa recompensa, a cambio del riesgo de perder todo el dinero invertido en artilleros si somos derrotados y no poder volver a jugar esa misión nunca más.

Dillon's Dead-Heat Breakers (3DS) Captura de pantalla

Gráficamente, el juego luce estupendamente para el hardware en el que corre, con un especial cuidado a los modelados de los protagonistas y a la iluminación de los escenarios, si bien a veces se detecta algo de poping y algunas texturas cantan en los primeros planos. Es digno de mencionar también que la pantalla inferior es utilizada de forma muy práctica para saber en todo momento dónde se encuentran nuestro enemigos y el estado de nuestros aliados y de las distintas bases, así como para dar órdenes a nuesto Mii. No se puede decir lo mismo del apartado sonoro, muy parco, sin apenas canciones y que se limita a ambientar distintos lugares con sonidos propios de cada uno (especialmente efectos de viento). Muchos efectos están además reciclados de las entregas anteriores.

Destacar que el título llega perfectamente traducido al español con textos que en más de una ocasión nos sacarán una sonrisa, especialmente en comentarios del barista Rumián o en los alocados alcaldes de los distintos pueblos.

Conclusión

Si te gustaron las dos anteriores entregas, no deberías perdértelo por nada. Si te empezaron gustando, pero al final te aburrieron tras varias partidas, merece la pena darle una oportunidad. Y si te dejaron frío, no merece la pena volver a intentarlo, a pesar del aluvión de cambios y novedades. Dillon's Dead-Heat Breakers mejora todos los aspectos de los anteriores, pero a pesar de sus esfuerzos no se libra del pecado de resultar repetitivo, y algunas mecánicas (como obligarnos a ganar dinero en la ciudad entre partida y partida, las partes en carrera o la necesidad de rehacer niveles si nos faltan minerales de un sitio concreto) pueden no ser del gusto de todos. Además, el patrón en que ocurren es totalmente rígido, limitando la capacidad del jugdor de elegir lo que le apetece hacer. Haber alternado misiones de tower defense con otras de carrera y dar más libertad respecto a cuándo y cómo disfrutar de los minijuegos habría sido deseable. Con todo, esta nueva entrega del armadillo más rápido de los videojuegos es un juego notable y mimado y un título perfecto para el hardware de Nintendo 3DS.

Lo Mejor

  • Se han añadido mejoras en todos los aspectos respecto a los originales.
  • Se nota un esfuerzo por intentar dar variedad a las mecanicas y una cierta progresión..
  • Hace un buen uso de la pantalla inferior.
  • Buena traducción que nos sacará una sonrisa.

Lo Peor

  • Las novedades no evitan que a medio plazo se haga repetitivo, ya que la combinación de elementos es siempre la misma.
  • Intenta hacer muchas cosas, y eso hace que ninguna alcance todo su potencial.
7,5
Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana