Skip to main content
Publicidad
Catherine
publicidad

Catherine, Impresiones

preview_game
| - Impresiones |

El lanzamiento de Catherine se producía finalmente la semana pasada en Japón. La ocasión es idónea para importar la edición de PS3, única que carece del bloqueo regional, con la mirada puesta en descubrir qué se esconde tras su enigmático sistema de juego. La historia de Vincent comienza a tomar forma en medio de la confusión, el remordimiento y la siempre antojosa presencia del deseo como motor principal de la vida moderna.

Debuta Catherine como lo hacen los grandes toreros al terminar una faena exitosa: aupado a hombros de la afición, generando colas de expectación, miles de reservas, una agitación entre la comunidad de seguidores de Atlus que hacía tiempo que no veíamos por el país del sol naciente. Pocos pondrán poner en duda el efecto balsámico que ha creado el Team Persona en la nueva generación, siempre tan cautelosos. Catherine es una obra de corte personal, alejada de las convenciones habituales de las que el público occidental parece estar hastiado, al menos a juzgar por las duras críticas que recibe cualquier producto en el que asomen las tendencias clásicas del país del sake. Su popularidad ha ido en aumento desde su anuncio, suponemos apoyado por el excelente trabajo comercial que se ha realizado a la hora de enfatizar su temática erótico-adulta, noción que curiosamente no se ajusta tanto como debiera a la realidad.

cathy_6.jpg Captura de pantalla

Ha conseguido Team Persona lo que Square Enix o Nippon Ichi buscaban en esta generación con firme convicción, aunque sin resultado: crear una nueva licencia que destaque entre la amalgama de propuestas. Para ello se prescinde de la necesidad de invertir astronómicas cantidades de dinero en desarrollar un motor gráfico de ensueño, así como de mantener el espíritu tradicional del JRPG, género en el que este estudio ha demostrado gran capacidad imaginativa. Persona 3 y Persona 4 podrían ser perfectamente dos de los títulos más importantes del plantel de PlayStation 2, aunque su tardía aparición -prácticamente en el ocaso de la anterior sobremesa de Sony- unida al hecho de presentarse en perfecto inglés mermaron cualquier posible salida comercial de peso que se barajase durante el proceso de localización.

2_408.jpg Captura de pantalla

Catherine representa una revisión de las características que Team Persona ha llevado por bandera en sus obras más significativas. Desde Lucifer's Call a Persona, existe un notorio gusto por introducir valores filosóficos al desarrollo de los argumentos. Este concepto provoca que el jugador se sienta atraído por la trama o personificado en ella, siempre desde la perspectiva de contar con un alter-ego dentro de la partida y no con un héroe cualquiera. El Infierno, el drama de la vida, el amor, la guerra, la aceptación personal, la importancia de la personalidad… No todos entenderán de qué forma afectan las teorías de Jung al desarrollo de una aventura de corte lineal, pero nadie podrá negar que su profundidad es, como mínimo, superior a la de cualquier otro JRPG aparecido en los últimos diez años. Partiendo de esta base, no es de extrañar que Catherine haya llamado rápidamente la atención de los acérrimos de Atlus, extendiéndose por primera vez a un sector de la población que ignoraba la existencia de este estudio hasta ayer, como quien dice.

cathy_23.jpg Captura de pantalla

En Catherine el jugador toma el rol de Vincent, es muchacho de salario medio que, sumido en la treintena, anda perdido en la vida. Pasa las tardes de cháchara con sus amigos, un selecto grupo de lumbreras, cada cual a su manera, que se reúne para comer, criticar y fumar unos cuantos cigarros mientras no se pierde vista de la camarera, Erika, la sensual pelirroja de bote que dotada de magníficos tributos trae de cabeza al grupo. El bar Stray Sheep es, desde hace unos años, la base de operaciones de un grupo de amigotes que se proclama consciente de los problemas que afectan al mundo. Al menos, al mundo de los demás, ya que su inmadurez no permite empatía alguna para con las personas que les rodean. De esto Vincent da buena cuenta cuando, por primera vez desde hace años, se plantea una circunstancia poco común que altera rotundamente su apacible vida. Se las prometía felices con el plan de moda en la actualidad -alcohol, sexo, vagancia-, pero nada más lejos de la realidad.

1_850.jpg Captura de pantalla

Katherine, su compañera sentimental desde tiempos inmemoriales, le cita una tarde cualquiera en su restaurante favorito. La actitud de Vincent denota el poco caso que hace a su novia desde hace ya algún tiempo, distante, cansado de lidiar con los conflictos que surgen en toda relación conyugal que se dilate en el tiempo. Dicho en otras palabras: Vincent tiene ganas de volver a pescar en mar abierto, aunque una voz en su cabeza le aconseja seguir con el lema de ‘más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer'. No es que Katherine tenga nada malo; es guapa, inteligente, cariñosa. El problema es que Vincent no anda buscando a su amor platónico ni tampoco una relación a la que entregarse en cuerpo y alma, sino más bien una máquina que satisfaga sus pasiones y deseos ocultos. Si el lector que ahora posa sus ojos sobre estas líneas piensa exclusivamente en el sexo, ha de saber que está muy equivocado.

catherine.jpg Captura de pantalla

Los problemas morales de Vincent son otros, y muchos de ellos proceden del tedio en el que se ha convertido su vida desde hace unos años. Los motivos de esta circunstancia no se explican en los primeros compases de partida.

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
8,5
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Desarrolla: 
Atlus
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
10/02/2012
Plataforma: 
PS3
También en:
360
+18
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad