Castlevania: Lords of Shadow - Mirror of Fate (3DS)

3DS

Imagen de Castlevania: Lords of Shadow - Mirror of Fate (3DS)

Si existe una familia ilustre en esto de los videojuegos, ésa es la estirpe Belmont. Desde que allá por 1986 Konami lanzara la primera entrega de la serie Castlevania para plataformas de 8 bits, este clan ha caminado siempre en la misma dirección en busca de cumplir su destino, exterminar al Señor de las Sombras, Drácula, renacido de sus cenizas una y otra vez. Los Belmont son los únicos capaces de acabar con el vampiro ideado por las letras de Bram Stoker en el mundo de la literatura y base de inspiración de la compañía japonesa y del diseñador Koji Igarashi. En estas más de dos décadas hemos conocido varios miembros del clan, algunos más ilustres que otros por correr la suerte de ser apadrinados por videojuegos excepcionales (Symphony of the Night es buena muestra de ello); otros con bastante menos suerte.  

En la última década, el estilo de diseño a la japonesa no dio demasiados frutos y la licencia pasó casi a un segundo plano en las consolas de sobremesa, consiguiendo resultados óptimos en portátiles (Nintendo DS especialmente), pero sobre todo no pudiendo superar su mayor miedo: dar el salto a las tres dimensiones con un título que satisficiera a sus fans. Con este objetivo en mente y con el extra de valentía que caracteriza al estudio español Mercury Steam, además de con el beneplácito de Hideo Kojima, nació Castlevania Lords of Shadow, un reboot (reinicio) de la serie que en sus primeros pasos no llevó oficialmente el nombre de la saga, pero que terminó mutando en lo que siempre quiso ser. Ahora, el estudio de Enric Álvarez no solo suma a su currículum un título excepcional, sino que además da una embriagadora mordida al cuello de los altos mandos de Konami y se hace con la producción de dos juegos de la serie.

El motor gráfico ha ganado solidez y estabilidad desde la demo mostrada en 2012.
El motor gráfico ha ganado solidez y estabilidad desde la demo mostrada en 2012.

Lo que todo el mundo esperaba, una segunda parte de Castlevania Lords of Shadow destinada a consolas de sobremesa, vino acompañado de una grata sorpresa para los jugadores de Nintendo 3DS, Castlevania Lords of Shadow - Mirror of Fate. Se trata de una enorme exclusiva para la consola de mano de la compañía nipona, de un título capaz de generar ventas de la máquina por sí mismo entre los fans de la franquicia, pero sobre todo de un ambicioso proyecto que nada tiene que envidiar a su hermano en consolas de sobremesa. Mercury Steam produce este título que recurre a una versión adaptada del motor gráfico propio visto en plataformas de sobremesa y que entremezcla la fórmula jugable de Lords of Shadow con los Castlevania bidimensionales de antaño.

La familia condenada

Lo primero que debes saber sobre Castlevania Lords of Shadow - Mirror of Fate, y esto nos quedó especialmente claro en las casi dos horas que estuvimos jugando la pasada semana, es que se trata de una secuela con todas las de la ley. El mero hecho de estar destinado a una consola portátil no ha reducido ni un ápice los altos valores de producción de Mercury Steam, por lo que se puede esperar un título de alto nivel. Nuestro caminar comienza con una introducción en la que se recuerdan los acontecimientos de la primera parte, que contó con Gabriel Belmont como protagonista, quien repite presencia en los momentos iniciales del título a modo de tutorial sobre los combates y a quien las fuerzas del mal (destripe a evitar si no has completado Lords of Shadow) terminarán transformando en Drácula.

Los combates presentan combos, ítems de apoyo y ataques especiales.
Los combates presentan combos, ítems de apoyo y ataques especiales.

La característica principal de Mirror of Fate es que además de Gabriel nos presenta tres personajes controlables más, cada uno con sus habilidades únicas, lo que hace que la jugabilidad (tanto combates como exploración) cambie en función del protagonista. Así, seguiremos los pasos de Belmont con su hijo, Trevor, con Simon, hijo de éste y nieto de Gabriel, y con Alucard. El clan, miembro de La Hermandad de la Luz, eternos luchadores contra el Señor de la Oscuridad, recorrerá el Castillo de Drácula en diferentes épocas para descubrir el destino de Gabriel y sus motivaciones para odiar y condenar a la Humanidad. En nuestra sesión de juego vivimos el arranque del título con la introducción de Gabriel y pasamos a la acción con Simon Belmont y su látigo azota vampiros.

“Metroidvania”

Si por algo se ha caracterizado la producción de Mirror of Fate, es por haber sido calificado como un “Metroidvania”, esto es, un híbrido entre los juegos clásicos de la serie de Samus Aran y los títulos bidimensionales de la licencia de Konami, y si esto es lo que esperabas, así es. La jugabilidad se apoya en la exploración del castillo y en la acción, dos pilares que se combinan en la medida apropiada para dejar un buen sabor de boca al jugador. A tenor de la larga partida que hemos jugado, en este Castlevania parece suceder algo que no pasa con todos los juegos: el escenario se convierte en protagonista. La morada de Drácula y todas sus estancias son únicas por el trabajo de diseño realizado por Mercury Steam, que presenta un motor tridimensional capaz de exprimir Nintendo 3DS como pocos juegos han conseguido hasta la fecha, y nos brinda escenarios con gran profundidad donde cada una de las capas tiene algo que aportar (fondos, elementos destructibles, enemigos ocultos, etc.). Todo, además, con una palpable mejoría en la tasa de imágenes por segundo con respecto a la demo del 2012.

Cada estancia del Castillo de Drácula tiene algo para recordar.
Cada estancia del Castillo de Drácula tiene algo para recordar.

Pag. 1 de 2

Anterior Siguiente

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana